Realizar actividad física

Los niños de esta edad necesitan la actividad física para aumentar su fuerza, su coordinación y su confianza en sí mismos, así como para sentar las bases de un estilo de vida saludable. También están ganando un mayor control sobre cómo les gusta estar activos.

Los niños en edad escolar deben tener muchas oportunidades para practicar diversas actividades, deportes y juegos que encajen en su personalidad, aptitudes, edad e intereses. Hagan una lluvia de ideas con su hijo sobre las actividades físicas que más le podría gustar practicar. A la mayoría de los niños, no les importará una dosis diaria de actividades que les ayuden a mantenerse en forma siempre que las actividades sean divertidas.

Incentivar al niño en el deporte y en la actividad física es tarea de todos, especialmente tuya al desempeñar un rol relevante como madre, padre o educador. Sin embargo, es comprensible considerar esto como una tarea compleja, sobre todo en una época plagada de sedentarismo.

No se hace referencia a la falta de interés por parte del niño a la hora de practicar un deporte, sino al empujón que requiere para convertirlo en un pasatiempo continuo. Allí entras tú como progenitora y principal responsable del niño.

Por lo anterior, surgen diversos interrogantes entre los que sobresalen cómo incentivar al niño en el deporte. A continuación, te enseñaremos algunas recomendaciones para que pongas en marcha.

¿Qué hacer para incentivar al niño en el deporte?

En primer lugar, debes comprender la importancia del deporte en la vida del niño, todos los beneficios que ofrece y cómo influye en el desarrollo físico y psicológico.

Sea cual sea la práctica deportiva que escoja y realice tu hijo, debes tener la certeza de que le ayudará en su vida diaria. También le servirá como herramienta para conocer a otros niños y fortalecer su desarrollo social y afectivo.

Por otra parte, el deporte será la alternativa más sana para que el pequeño se deshaga de toda la energía que ha tenido acumulada a lo largo del día. Así como del estrés provocado por las clases o prácticas excesivamente sedentarias, como señala esta información de la Asociación Española de Pediatría. Al conocer dichos beneficios para tu hijo, solo queda buscar la manera para incentivarlo a practicar algún deporte.

Dar ejemplo

La mayoría de los niños, por no decir que todos, aprende gracias a la imitación. Esto ocurre con los buenos y lo malos hábitos; en ese momento el ejemplo toma gran importancia en el proceso de aprendizaje.

Te aconsejamos dar ejemplo respecto a la realización del deporte, de esta manera, es probable que tu hijo se sienta con mayor motivación. No tienes que decir una sola palabra acerca del deporte que te gusta o cómo lo llevas a cabo. Solo necesitas practicarlo de forma regular y ten por seguro que tu hijo lo notará; los menores suelen ser muy observadores.

Hablar acerca de los beneficios del deporte

Dedicarle tiempo a tu hijo no significa observar qué hace esporádicamente o supervisar sus juegos sin interrumpir. También se trata de sentarte a hablar con él, escucharlo y comprenderlo. En dichas conversaciones se aconseja hablar sobre el deporte y los beneficios que puede brindar. Claramente, no significa que emplees tecnicismos o conceptos complejos, sino todo lo contrario.

Procura expresarte de manera que comprenda todo lo que puede aportarle a su salud estar activo físicamente. Además, recuerda que la manera en la que te diriges a tu hijo depende de su edad y cómo comprende su entorno.

Ser paciente

No todos los niños tienen el mismo proceso; algunos son más extrovertidos o cuentan con mejores cualidades físicas, pero eso no significa que tu hijo también tenga dichas habilidades.

Es probable que le dé miedo comenzar o sienta pánico de practicar el deporte, aunque le guste. O quizá simplemente percibe pena y eso lo hace paralizarse.

Sin importar cuál sea el escenario, debes sobresalir como el primer punto de apoyo. Brindarle confianza, seguridad y estabilidad emocional será tu objetivo principal y, para lograrlo, la paciencia es fundamental.

Dejar que elija el niño

Uno de los puntos más importantes para incentivar al niño en el deporte es dejarlo elegir. No obstante, suele ser un aspecto que no se tiene en cuenta por parte de los padres.

Parece poco razonable no considerarlo, pero, a pesar de ello, así sucede. La idea es dejar que tu hijo tenga libre elección. Jamás busques obligarlo a realizar un deporte, porque nunca lo hará con gusto y los beneficios no llegarán, ni tarde ni temprano.

Deporte como sinónimo de diversión

Más allá del deporte, el juego sobresale como la manera más apropiada de aprender. No solo porque se centra en el entretenimiento del niño, sino porque su eje principal es la diversión.

Las recomendaciones para los niños en edad escolar son hacer un mínimo de una hora de actividad física de moderada a intensa al día.

Además:

  • La mayor parte de la actividad física debe ser aeróbica, lo que implica usar músculos grandes y debe practicarse durante un período de tiempo. Ejemplos de actividades aeróbicas son correr, nadar y bailar.
  • Los niños en edad escolar suelen tener breves episodios de actividad física de moderada a intensa que se alternan con actividades ligeras o de descanso a lo largo del día. Cualquier actividad de moderada a intensa se debe acercar a la meta de los 60 minutos de duración.
  • Las actividades físicas que fortalecen los músculos y que fortalecen los huesos se deben practicar por lo menos 3 días a la semana.
  • Los niños logran tener unos músculos y unos huesos fuertes solo con correr, saltar y jugar. No es necesario que dispongan de programas formales de levantamiento de peso, pero estos son seguros si están adecuadamente elaborados y supervisados.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Conoce más