Cuando una relación se enferma

Conectar con alguien de forma sentimental, emocional y física puede ser estupendo. Sin embargo, construir una buena relación requiere mucho trabajo. Evaluar esporádicamente si te sientes bien con tu relación es una buena práctica. Las preguntas a continuación se enfocan en las relaciones sexuales y sentimentales, pero también se puede aplicar a otros tipos de relaciones. Después de responder el cuestionario, podría resultar útil volver a responderlo desde la perspectiva de tu pareja.

  • ¿Tu pareja escucha y respeta tus ideas?
  • ¿Tu pareja te da espacio para que pases tiempo con tus amigos y tu familia?
  • ¿Disfrutas pasar tiempo con tu pareja?
  • ¿Te sientes cómodo diciéndole a tu pareja cuando hace algo que te molesta?
  • ¿Te sientes cómodo al compartir tus pensamientos y sentimientos?
  • ¿Puedes decirle a tu pareja lo que te gusta en lo referente al sexo?
  • ¿Tu pareja se esfuerza por llevarse bien con tus amigos y familiares?
  • ¿Tu pareja está orgullosa de tus logros y tus éxitos?
  • ¿Tu pareja te respeta cuando piensan diferente?
  • ¿Puedes hablar con tu pareja sobre métodos anticonceptivos o sexo seguro?

Las relaciones pueden ser complicadas, pero si la respuesta a todas estas preguntas fue “sí”, es muy probable que la relación que tienes sea sana. Si tu respuesta a dos o más preguntas fue “no”, podrías estar en una relación enfermiza.

¿Cómo sé si mi relación es enfermiza?

Es cierto que ninguna relación es perfecta y que las personas se equivocan. Sin embargo, si sientes que te tratan mal, es probable que sea así. Sigue tu instinto. Las relaciones sanas hacen que te sientas bien contigo mismo, las relaciones enfermizas, no.

Las mentiras, las infidelidades, los celos y la falta de respeto son signos de una relación enfermiza. Intentar controlar a una pareja también lo es. Eso incluye lo siguiente:

  • Controlar dónde está y con quién sale
  • Revisar su teléfono celular o su correo electrónico sin permiso
  • Evitar que vea a sus amigos o a su familia
  • Decirle que no puede hacer ciertas actividades
  • Evitar que tenga dinero

¿Cuáles son los signos de una relación violenta?

Cualquiera puede verse envuelto en una relación violenta, sin importar edad, género u orientación sexual. Las películas y los programas de televisión en los que se muestra el abuso pueden dar la impresión de que una relación violenta es solo aquella en la que golpean o agreden físicamente a alguien. Sin embargo, existen diferentes tipos de abuso que pueden afectar tu cuerpo, tus emociones y tu autoestima.

  • El abuso físico significa golpear, pegar, empujar o herir a alguien de cualquier forma.
  • El abuso sexual es obligar a tu pareja a que haga algo de índole sexual, desde besar hasta tener relaciones sexuales. Cuando no das tu consentimiento a una actividad sexual, se considera agresión sexual o violación, ya sea que estés en una relación o no.
  • El abuso verbal incluye los apodos, las degradaciones y el uso de las palabras para herir a alguien.
  • El abuso emocional se produce cuando tu pareja intenta que te sientas mal contigo. Eso incluye herir tus sentimientos a propósito, los celos, culparte por el abuso, ser infiel o criticarte de forma constante. El abuso emocional afecta tu autoestima.
  • El control reproductivo es obligar a tu pareja a quedar embarazada, terminar con un embarazo, mentir sobre los métodos anticonceptivos u otras decisiones de control sobre el embarazo y la crianza de un hijo.
  • Las amenazas y la intimidación se refieren al uso de amenazas de violencia o de abuso para controlar a una pareja. Las amenazas a los hijos, el suicidio o la violencia física son todas formas que una pareja usa para controlar el comportamiento del otro.
  • El aislamiento consiste en controlar a quién ves, qué haces y limitar el acceso a tus amigos, a tu familia y a otras formas de apoyo emocional y financiero.

Cada relación es diferente, y los signos de una relación violenta pueden variar. Sin embargo, todos estos tipos de comportamiento son formas en las que una persona intenta tener todo el poder de una relación y controlar a su pareja.

A veces, un comportamiento violento comienza de a poco y empeora con el tiempo. Si te sientes menospreciado, asustado o controlado, pide ayuda. Todos merecen estar en una relación en la que ambas personas se sientan seguras, respetadas y amadas, y en las que sientan que sus parejas confían en ellas.

¿Cómo termino una relación violenta?

Si te encuentras en una relación violenta, debes saber que no estás solo y que mereces algo mejor. Si tu pareja te lastima física, emocional o sexualmente, recuerda lo siguiente: nada que hayas hecho o dicho justifica su comportamiento. Todos nos enojamos en algún momento, pero hablar las cosas es la forma de lidiar con los problemas, no lastimarte ni menospreciarte.

El abuso no se produce porque hayas hecho algo mal o porque no hayas sido lo suficientemente bueno como para evitarlo. El abuso doméstico se produce cuando una persona elije manipularte y controlarte para ser más poderosa. Recuerda esto: mereces una relación sana y feliz. Cualquier tipo de abuso siempre está mal porque el respeto es amor.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Conoce más