¿Qué es la Salud Espiritual?

Se puede alcanzar al sentir paz con la vida y cuando logramos encontrar esperanza y consuelo, aun en los momentos más difíciles. La salud espiritual implica la reflexión de nuestras creencias. Lograr un estado de bienestar, armonía y equilibrio en estas áreas nos dará la habilidad para funcionar de manera óptima como ser humano y tener la energía y vitalidad para ser altamente productivos y exitosos en cualquier área de nuestra vida.

La salud espiritual es un elemento indispensable en la salud integral, podríamos definirla con base a tres aspectos primordiales: significado y propósito, la voluntad de vivir y la fe en uno, en los demás y en Dios.

(Cotton, Levine, Fitzpatrick et al., 1999). 

¿Qué beneficios puedo obtener de la salud espiritual?

Algunos autores han determinado que la creencia de una persona y su grado de espiritualidad está asociada con una mejor salud, calidad de vida y en la velocidad de recuperación de las enfermedades (Mueller, Plevak y Rummans, 2001) y (Irwin, Patterson, Smith et al., 1990).

La espiritualidad puede convertirse en una poderosa fuente de fortaleza, ya que capacita al individuo a hacer cambios positivos en su estilo de vida y a tomar conciencia de cómo las creencias, actitudes y comportamientos pueden afectar positiva o negativamente.

Te mencionamos algunos beneficios:

  • Mejora la autoestima
  • Mejora el sistema inmunológico
  • Disminuye el estrés
  • Mejora la calidad de vida
  • Ayuda a tener una actitud positiva en momentos de crisis

¿Qué puedo hacer para mejorar la salud espiritual?

Se ha evidenciado a través de los años que la salud espiritual provee diversos factores para mantenernos saludables. Te mencionamos algunas conductas que puedes poner en práctica para mejorar tu salud espiritual:

  • Estar en contacto con la naturaleza. Algunas personas se sienten en paz cuando están al aire libre o fuera de la ciudad.
  • Ayudar a los demás. Algunas personas sienten mayor bienestar cuando pueden ayudar a los demás y esto se puede llevar a cabo de muchas formas: haciendo trabajo voluntario, siendo amables con las personas que no conocemos, o dándole una mano a un amigo o amiga que necesita ayuda.
  • Ser agradecidos: Algunas personas se sienten más tranquilas cuando están agradecidas. Hacen listas de todas las cosas por las que están agradecidas o dan las gracias en voz alta por todo lo que tienen.
  • Ser espiritualmente activos: Algunas personas encuentran el sentido de la vida a través de los rituales y la práctica de la religión.

Fuentes

http://www.unife.edu.pe/pub/revpsicologia/avances2012/laurayoffe.pdf

https://www.optumhealthnewmexico.com/consumer/es/saludEspiritual.jsp

http://www.psiencia.org/psiencia/7/2/PSIENCIA_Revista-Latinoamericana-de-Ciencia-Psicol%C3%B3gica_7-2_Simkin_Azzollini.pdf

http://servicio.bc.uc.edu.ve/educacion/revista/volIn27/27-2.pdf

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Conoce más