¿Hay una edad para el ejercicio?

Los beneficios del ejercicio físico mientras se envejece, se asocian con una disminución del riesgo de muerte, enfermedades crónicas, deterioro mental y funcional. Pero, también es muy importante prevenir incidentes que pueden llevarnos a afectar una parte o todo nuestro cuerpo, como lo son las caídas. 

Estas pueden producir lesiones leves, hasta fracturas o dislocaciónes importantes que pueden dejarnos fuera de realizar nuestras actividades de la vida diaria. 

Por esta razón es muy importante realizar el hábito del ejercicio durante nuestra vida, pues esto reduce considerablemente el riesgo de caídas en la etapa del adulto mayor. 

Nunca es tarde para realizar actividad física, lo ideal es que se tenga el hábito y se realice de manera constante con un mínimo de 30 minutos diarios. 

Entre algunos ejercicios que nos ayudan a reducir el riesgo de caídas existen:

ESTRUJAR UNA TOALLA

CAMINAR

ESTIRAMIENTO DE BRAZOS HACIA ARRIBA 

ESTIRAR LAS PIERNAS SENTADO

CAMINAR EN ZIG ZAG

SUBIR Y BAJAR ESCALERAS

LEVANTARSE DE LA SILLA Y VOLVER A SENTARSE

LEVANTAR UNA BOTELLA

Se recomienda que a la población adulta y anciana que no han realizado un hábito de ejercicio, se emplen rutinas de baja intensidad y que sean progresivas como la que acabamos de presentar.

Disminuir el riesgo de caidas en el adulto mayor es prioridad del mismo, pero la familia también puede aportar en ese apoyo

REFERENCIA: 

Izquierdo M. Prescripción de ejercicio físico. El programa Vivifrail como modelo. Nutr Hosp 2019;36(N.º Extra 2):50-56

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Conoce más